sábado, 17 de septiembre de 2011

Positividad y ganas ante todo.

Cuando estás triste, es fácil que el mundo te parezca oscuro e inhóspito, y que no haya nada que te haga ilusiónar. Es posible que el dolor que sientes en tu interior no permita que aflore tu buen humor.
A veces, cuando uno está triste, sólo quiere que le dejen solo durante un rato. O puede preferir que otra persona le consuele o se limite a hacerle compañía mientras él se va reponiendo de la tristeza.
Pero siempre que crees que todo puede ir a peor, algo da un vuelco...

viernes, 16 de septiembre de 2011

No puedo seguir buscando tu aroma en el viento, no puedo mentir ni ocultar lo que siento.
Intento vivir sufriendo bajo este silencio, y de nuevo por ti me hundo en un infierno.
No era prisionera de tus labios y ahora que estas lejos yo te deseo como el aire el baile de tu cuerpo, puedes olvidar mi nombre,puedes olvidar mis besos ,pero en el aire permanece mi voz y mi recuerdo.

~

 Ho voglia di te.


jueves, 15 de septiembre de 2011

*M.S

Y en un flash de unas milésimas de segundo, recuerdo el frío que pasábamos, el calor que me dabas, las gotas en nuestras caras, mi pelo destrozado, tu sonrisa dibujada, los cristales empapados, nosotros debajo de unas mantas, la gente hablando por la radio, pero todo, junto a ti. Aunque claro, todo esto solo en una milésimas de segundo.

T-ú.




-Te hecho de menos.
 Quizás no de manera física, pero extraño tu olor y tu voz. Bueno tampoco vamos a engañarnos, hecho de menos que me cojas de la mano mientras conduces, me molestes o me hagas reír.
 -En que pienso? 
En nada. Pero no puedo negar que no piense, sobre todo en ti. No puedo negar que no recuerde como me me cantabas al oído mis canciones preferidas bueno, nuestras.
Sí,quizás solo sea temporal, aunque si nos paramos a pensar todo es temporal porque, todo tiene un final.Odio los finales, de hecho nunca dejo que una canción termine del todo.Nunca quise que acabara.

P.


“El pensamiento es la única cosa del universo que no se puede negar; negar es pensar”


No puedo negar que cuándo me pregunten ¿qué piensas?, diga en nada. No puedo negar que no te recuerde, aunque ya no me duele. Y aunque no puedo negar que no piense, intento no hacerlo.